¿Son seguras?

Por supuesto. Llevan muchos años usándose en fisioterapia como tratamiento para las calcificaciones, tendinitis, artrosis… En estética, esta tecnología ayuda a destruir la grasa localizada del abdomen, muslos, cartucheras, glúteos…. sin causar ningún peligro para el resto de órganos.