¿Es dolorosa?

Las infiltraciones se realizan con una aguja de insulina, por lo que el pinchazo puede resultar algo molesto. Al infiltrar el CO2, el paciente también puede notar una cierta sensación de “escozor” que se tolera perfectamente.